Puntos clave en el diseño de la iluminación comercial de un negocio

Muchas son las variables a tener en cuenta a la hora de diseñar una instalación de iluminación comercial para un negocio o espacio comercial, ya sea público o de cualquier otra índole.
En contra de lo que el gran público cree son muchos los tipos de luz que podemos emplear. Así mismo, también es necesario estudiar otros muchos aspectos como potencias, tipo de transformadores, temperaturas, color, etc.
La amplia cantidad de variables que el mercado nos ofrece hace que el diseño óptimo de una instalación de iluminación comercial requiera de ciertos conocimientos técnicos, una actualización frecuente de los mismos y, ya por último, una buena dosis de experiencia.

Diseño de iluminación comercial:

Primer paso, elección de tipología de luz.
Para comenzar con el diseño de nuestra hipotética instalación de iluminación comercial nos decantaremos por una tipología de luz o bien por la combinación entre varias de ellas. Los tipos de luz más habituales que empleamos en Interiorismo Comercial son:
• Incandescente no halógena (bombilla tradicional).
• Incandescente halógena.
• Fluorescencia.
• Halogenuros Metálicos.
• Led.
• Fibra Óptica.
La elección del tipo de luz depende del caso concreto y de las premisas a las que le otorguemos mayor o menor importancia como proyectistas. Con esto queremos dejar muy claro que no existe el Diseño Lumínico estándar que podamos definir como plantilla o modelo a seguir.
Los motivos en base a los cuales debemos centrar nuestra elección son el consumo, el rendimiento, si es una luz de acento o luz de ambiente, las horas que estará encendida, que tipo de producto se va a iluminar, si se va a encender-apagar constantemente, etc.
Segundo paso, decidir la función de la iluminación elegida.
Una vez nos hayamos decantado por un tipo de luz o combinación de varios tipos continuamos con el diseño.
En función de la disposición o uso que le demos a una misma lámpara podemos conseguir diferentes formas de iluminar.
 Queda claro que con una misma lámpara podemos iluminar de diferentes modos. Dicho esto, decidiremos qué forma de iluminar sería la idónea para el caso que nos ocupe.
Los últimos detalles de la iluminación comercial:
Una vez elegida la fuente o tipo de luz y el modo de iluminar con ella, nos quedarían por definir los últimos detalles. Para un mismo tipo de bombilla, en ocasiones, podremos elegir entre diferentes casquillos o posibilidades de colocación, así como variadas potencias en función del volumen a iluminar.
Otros elementos a definir también podrían ser reflectores para modificar el halo de luz, temperaturas de color y los importantísimos transformadores necesarios para la gran mayoría de lámparas, que aunque ocultos, a nuestro juicio su elección resulta fundamental para un correcto y óptimo funcionamiento de la instalación.
Sin lugar a dudas la iluminación de espacios comerciales es una de las secciones técnicas de un proyecto que requiere de una mayor experiencia y valía profesional. Un buen diseño de la iluminación comercial puede restar importancia a ciertas deficiencias de un mal proyecto si empleamos las armas de las que disponemos con astucia ¡Pero ojo! El caso contrario también puede ocurrir y una mala planificación de la iluminación puede “arruinar” un espacio comercial completo cuando ésta entra en acción.
Una buena planificación de la parte lumínica de un espacio comercial hará que cuando este se ilumine se acentúen las principales características y peculiaridades del mismo, aflorando y destacando sus bondades y virtudes.